sábado, 1 de mayo de 2010

esta imagen del Corazón de Jesús tiene más de noventa años, y es un legado familiar que de generación en generación ha ido de madres a hijas, y mi madre me la ha cedido a mi, y yo en su momento también se la cederé a mi hija para que siga esta linda tradición. es una imagen que me inspira mucha ternura, al mismo tiempo me trae hermosos recuerdos de mi infancia, historias contadas por mi abuela y acontecimientos todos ellos alrededor de esta figura de porcelana que hasta ahora está muy bien consevada a pesar de su antiguedad.





Paisaje lanzaroteño hecho con carboncillo


Un poco de mosaico de mis cosas